Síndrome de Affluenza ¿De qué se trata?

El Affluenza es un síndrome social que marca la disminución de conciencia ante los actos.

0014037087

Este síndrome surge del neologismo entre “affluent” (acaudalado) e “influenza” (gripe). En los EEUU el término registró jurisprudencia para disminuir la pena de un joven que mató por conducir alcoholizado.

Ethan Couch (18), de Texas, EEUU manejaba su camioneta de alta gama a unos 110 kilómetros por hora en una calle bastante concurrida, donde el límite era de 65 kilómetro por hora, atropelló y mató a unas cuatro personas y al mismo tiempo lesionó a nueve más, entre las cuales una quedó cuadripléjica.

Los análisis de sangre realizados revelaron que había consumido un conocido sedante y que, también los había combinado con alcohol. Los exámenes señalaron que poseía un porcentaje tres veces superior al permitido por la ley. Por el momento hasta ese entonces este era un caso de irresponsabilidad juvenil, con el alcohol y drogas de por medio.

De todas formas el adolescente no tuvo una condena íntegra, como verdaderamente se esperaba. Tan solo unos 10 años de prisión, con arresto domiciliario y libertad bajo palabra. Hay quienes señalan que el joven pertenece a una de las familias más atesoradas del sur de EEUU y hay otros que afirman que su abogado, Scott Brown, consiguió convencer al jurado y al juez de que sufría un nuevo y muy polémico trastorno Aflluenza, una enfermedad social que padecen los niños ricos.

Una persona que sufre ese trastorno se cree con muchos derechos y desprecia las necesidades ajenas.

Scott Brown, abogado de Ethan Couch, mantuvo durante su argumentación que el joven se había contagiado la enfermedad de sus padres y que el mismo no tenía capacidad para conseguir tener una noción algo clara de la gravedad de sus actos.

Con el fin de conservar en pie su teoría, Scott Brown concibió hacer desfilar por el juzgado a un sinfín de testigos allegados a la familia, quienes afirmaron que el menor llevaba un estilo de vida acomodado, donde no había consecuencias y que gozaba de muchas libertades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *