Hierba de las siete sangrías, beneficios y sus usos

La hierba de las siete sangrías forma una amplia mata de color verde ceniciento y de tacto algo áspero. Se conforma de varias ramas y ramitas leñosas y de frescos brotes bastante tiernos, los cuales traen las flores.

Hierba de las siete sangrías

Sus hojas son estrechas, sin rabo, similares a las del romero, pero un poco más cortas y revestidas de pequeños pelos muy cortos, quienes dan la aspereza a la planta. Este fruto se compone de unos tres o cuatro granitos lisos, blanquecinos, que se en el ubican en el fondo del cáliz.

Se cría en los terrenos calcáreos de tierra baja, en prácticamente toda la Península, aunque además se ha hallado a casi 2000 m. de altura.

En ciertas zonas florece a partir del mes de marzo, prolongando durante todo el mes de abril, pero en algunas tierras altas se han visto flores en el mes de junio. De esta recolección se sacan los brotes de hojas y flores, quienes se recogen cuando la planta se encuentra en su época de máxima floración. Ya recogidos, se ponen a secar a la sombra o también en secadero, a temperaturas no muy elevadas, para que de esta manera la hierba conserve todas sus propiedades medicinales.

De la constitución de la hierba de las siete sangrías se puede decir muy poco, debido a que apenas se ha estudiado. Es probable que contenga ácido litospérmico, como demás plantas pertenecientes a la misma familia. Esta hierba popularmente ha sido considerada como hipocolesteremiante, antiséptica, hipotensora, hemostática y anticatarral. Por lo cual se encuentra indicada para problemas de hipertensión moderada, heridas, ulceraciones dérmicas, gripe y catarros.

Aparentemente algunos de sus componentes poseen propiedades parasiticidas, pero esto está aún por demostrarse.

En gran parte de la Península esta hierba goza de bastante prestigio en lo que se conoce como rebajar la sangre. Hasta incluso hay incipientes estudios que acreditan este empleo.

Esta hierba a su vez es considera vulneraria, lo cual significa que cura llagas y heridas.

Como la mayoría de las hierbas, a la hierba de las siete sangrías, la mejor forma de consumirla es en forma de infusión. La proporción que se aconseja es de tres partes de la hierba por cien de agua. La infusión de hierba de las siete sangrías, se toma dos o tres veces al día, luego de las comidas. También se puede usar externamente, en forma de lavados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *